Blog

Añade calidad de vida a los años de un animal

El cuidado quiropráctico para animales es el comienzo de un enfoque más moderno e integral para el cuidado de la salud de un animal. 

Es un medio eficaz y valioso para restaurar y mantener su fuerza, vigor y bienestar. 

Y al explorar y tratar las causas profundas (¡las raíces del cuerpo!) se garantiza la mejora, el máximo rendimiento y una calidad de vida óptima para los animales que amamos.

El cuerpo de un animal

Los animales tienen un cuerpo muy parecido al de un ser humano. 

Tiene sistema nervioso, columna vertebral, huesos, músculos, los mismos órganos, etc. Se diferencia de una evolución cerebral, pero no del ‘funcionamiento de la máquina en sí mismo’.

Claro que también hay diferencias como los movimientos, que en los animales son instintivos y en los humanos racionalizados. 

¿Problemas en un animal?

El animal puede tener los mismos problemas que un humano, sólo que la manera de quejarse es diferente. 

Todos, t-o-d-o-s los animales pueden sufrir problemas de espalda, cuello, pelvis y musculoesqueléticos en algún momento de su vida. Y como nosotros, pueden beneficiarse del cuidado quiropráctico. 

Se conoce principalmente en caballos y perros, también es para todos los demás animales: gatos, animales de granja y una variedad de exótico. ¡Incluso un elefante!

Por qué la quiropráctica para animales:

Cualquiera sea la edad de su animal, sea cual sea su estilo de vida, actividad o deporte elegido con su animal, puede mejorar su comodidad e incluso su rendimiento con la ayuda del cuidado quiropráctico.

La quiropráctica alineará y equilibrará el sistema musculoesquelético del animal, optimizando así la flexibilidad dinámica del individuo. Al hacer ajustes sutiles en todo el cuerpo mientras se presta especial atención a la columna vertebral y la pelvis, se puede restaurar y mantener la salud, la solidez y el rendimiento.

Hay hípicas y centros de adiestramiento canino que tienen incorporado un quiropráctico en su equipo.

Igual que los tenistas o los futbolistas (por poner un ejemplo) llevan el suyo junto con un fisioterapueta y un maquillador, en las carreras de caballos el resultado es más óptimo si el caballo tiene la columna vertebral alineada y así el sistema nervioso rinda a su máximo potencial y se encuentre estupendo. 

Explicándolo un poco más detallado:

Los nervios (el sistema nervioso) controlan todo lo que sucede en el cuerpo.

Los centros de comando del sistema nervioso son el cerebro y la médula espinal, que están protegidos por la columna vertebral. 

La columna vertebral es un marco complejo de huesos (las vértebras), ligamentos, músculos y nervios. Si el movimiento y la biomecánica de la vértebra se vuelven disfuncionales, pueden interferir con el rendimiento de los nervios que se ramifican de la médula espinal y van a todos los músculos y órganos.

A medida que esto ocurre, el animal puede perder la movilidad normal; resultando en rigidez, tensión, dolor e incluso disfunción orgánica. Además, cuando el movimiento normal se ve afectado y se deja desatendido, finalmente afectará el bienestar y la calidad de vida del animal.

Ejemplos visibles de cuando si o si necesita quiropráctica:

¿Cómo saber cuándo el animal puede beneficiarse de un cuidado quiropráctico? 

A continuación presentamos algunos indicadores típicos:

– Cojera o arrastre de extremidades,

– Renuencia al ejercicio, o al paseo habitual,

– Marcha desigual, no cojera, si no diferentes andares como por necesidad de parar,

– Cambios o deterioro en el rendimiento, comportamiento o temperamento,

– Rigidez o molestia o queja después del ejercicio,

– Desarrollo muscular desigual,

– Señales de incomodidad cuando se le toca la espalda o la cola,

– Ausencia de resolución utilizando métodos convencionales, 

– Mejora únicamente con medicación, principalmente antiinflamatorios.

Existen otros indicadores pero estos son los más básicos que podemos ver en el día a día.

Ejemplo de experiencia testimonio:

Tenemos varios perritos en la consulta que son pacientes, vinieron a punto de operarse y/o cojeando. Llevaban varios días muy medicados por su dolor. 

Al traer a los perros, después del ajuste salen caminando mucho más ligeros, incluso, sin cojera, aunque te parezca alucinante o no creíble. Y es que suele ser que tienen las vértebras tan mal colocadas que se les movían los nervios de una manera que les creaban ese dolor. 

Y claro que el antiinflamatorio les aliviaba y entonces veías a tu animal casi con una actitud normal, pero eso no es solucionar un problema de raíz sino taparlo.

La quiropráctica va al problema de raíz, evitando medicación e incluso operaciones si es posible.

Tanto con los humanos, como los animales, todos los seres que tengan sistema nervioso y columna vertebral. No nos cansaremos de recordároslo. 

Es importante siempre tener una comunicación directa con el veterinario de confianza ya que a veces se hace un trabajo conjunto y las dos partes tienen que estar informadas de los cuidados que reciba el animal. 

Aquí en este artículo de cuidado quiropráctico junto con el veterinario podéis ver un artículo en inglés con varias fotos de quiropráctica para animales, ¡y en nuestra consulta también!

Entonces,
Ser consciente de:

El sistema nervioso también coordina la capacidad del cuerpo para curarse y regularse. 

 El objetivo de un quiropráctico animal es restaurar la función y la movilidad de la vértebra comprometida en un esfuerzo por restablecer las transmisiones neurológicas.

Si tienes cualquier duda escríbenos o visítanos y te atenderemos encantados 🙂 

 

 Ilustración: Colaboración con Sara Caballería.
¡Gracias, Sara!

Podéis ver la tira completa del cómic en su instagram o en el nuestro.

¡Síguenos!

No Comments

Leave a Reply

Abrir chat
1
Hola!
Pregúntame :)
Powered by