Blog

Autismo. ¿Por qué hay tantos casos hoy en día?

miniatura_blog_quiropractica_lolivera_barcelona_lescorts-bebes-niños-autismo-casos-autista

Autismo, neuroplasticidad y teoría polivagal. ¿Qué significa?

El Doctor Drew Rubin explica su experiencia y su punto de vista con el autismo, la neuroplasticidad y la teoría polivagal.

Cuando estaba en la universidad, aprendimos que el sistema nervioso autónomo (SNA) tenía dos partes: el simpático y el parasimpático. Nos enseñaron que el SNA era un equilibrio entre los sistemas simpático y parasimpático, donde uno estaba encendido y el otro estaba apagado. Cuando comencé a especializarme en pediatría y traté con un número cada vez mayor de niños con discapacidades neurológicas y mentales, me di cuenta de que faltaba algo en la explicación de lo que estaba sucediendo con estos niños.

Me presentaron por primera vez la Teoría Polivagal hace varios años en Washington, D.C. La teoría, escrita por Stephen Porges, Ph.D., agrega mucho al bucle de lo que nos enseñaron sobre el sistema nervioso autónomo.

El Dr. Porges, en su extensa investigación con anatomía y psicología, encontró que había un tercer mecanismo de control para el sistema nervioso autónomo.

La Teoría Polivagal explica el sistema nervioso autónomo como una jerarquía que incluye una tercera parte: el sistema de compromiso social.

El sistema de compromiso social está por encima de los sistemas parasimpático y simpático en esta jerarquía. El sistema parasimpático es el más antiguo de los tres sistemas, que se encuentra en los anfibios y reptiles. Esta es la típica reacción de «congelación» que una rana o salamandra puede tener cuando se le acerca.

Los mamíferos desarrollaron el sistema nervioso simpático para evadir o combatir activamente a los depredadores. Cuando un tigre de dientes de sable se acercaba a un humano, se activaba el mecanismo de lucha o huida. (Ya que la reacción de congelamiento no funcionaría tan bien en esta situación).

Luego, los humanos evolucionaron aún más con el sistema de compromiso social, que permite la conexión y la evaluación instantánea de amigos o enemigos.

Cuando los quiroprácticos cuidan a tantos niños con autismo y trastornos del procesamiento sensorial, uno de los problemas más comunes que cambia con el tiempo es la falta de contacto visual y la falta de comunicación. Cuando escuché por primera vez acerca de la Teoría Polivagal, me sorprendió lo bien que explicaba nuestro éxito en la práctica. Los niños autistas bajo cuidado quiropráctico se reintegraban con esta tercera rama del sistema nervioso autónomo.

Desde que se presentó la Teoría Polivagal en la Cumbre de Caminos, he investigado para mejorar mi comprensión sobre el efecto de la quiropráctica en el sistema de participación social de niños con autismo y trastornos del procesamiento sensorial. Los hallazgos de mi primer estudio se publicaron en el Journal of Pediatric y Maternal and Family Care, y he seguido realizando investigaciones en la consulta.

¿Cómo llegan los quiroprácticos a esta tercera rama del SNA?

Tengo la hipótesis de que hay dos maneras en que nosotros, como quiroprácticos, podemos llegar a la tercera rama del SNA.

Indirectamente, podemos alcanzarla mediante ajustes del atlas, porque el nervio vago viaja al lado del atlas en la columna cervical. Más importante aún, podemos afectar al nervio vago mediante técnicas craneales en niños, accediendo al nervio tal como existe a través del foramen yugular de los huesos temporales.

Hace años, cuando empecé a usar la técnica craneal, basada en el trabajo de Carol Phillips, M.D., me centraba principalmente en los niños con problemas de lactancia, cólicos y reflujo, y respondieron notablemente bien. A través de mi investigación actual, ahora hemos visto que los niños con necesidades especiales también pueden beneficiarse de este tipo de técnica.

¿Que otras respuestas los niños en el espectro autista pueden desarrollar a través de este tipo de interacción?

La Teoría Polivagal establece que la porción mielinizada del nervio vago, la porción social, abarca cinco componentes clave del cuerpo: los ojos, las orejas, la cara, el corazón y los pulmones. Una de las principales características de los niños en el espectro autista es la falta de atención ocular, y regularmente, vemos mejora en este campo bajo cuidado quiropráctico.

El segundo componente clave al que se conecta el nervio vago son las orejas. Muchos niños con necesidades especiales tienden a taparse los oídos debido a su sensibilidad al ruido o dificultad para entender lo que alguien está diciendo.

El nervio vago también se conecta a la cara, como lo demuestran los muchos niños que acuden a nuestra consulta y que muestran afecto llanamente, o poco, sin una sonrisa. Después del ajuste, tienden a sonreír. Puede deberse a que el ajuste influye en los nervios faciales y trigeminales. Por último, el nervio vago se conecta con el corazón y los pulmones, y muchos niños con necesidades especiales tienden a tener dificultades para regular la función de dichos órganos.

Con el tiempo, con cuidado quiropráctico y ejercicios terapéuticos, vemos que muchos de estos niños se vuelven más atléticos y mejoran su coordinación.

Un ejemplo es una niña que primero se presentó con la incapacidad de mirar a alguien a los ojos. Ella solo hablaba directamente con su madre o su padre, y se comunicaba con una o dos palabras. En su visita más reciente a nuestra consulta, se pudo observar una mejoría muy drástica en su capacidad para hablar con los demás. Durante su última visita, se acercó a un bebé y le dijo: «¡Eso es un bebé! ¿Por qué llora el bebé? « Y la madre del bebé respondió:» Creo que tiene hambre «. Esta niña sostuvo una breve conversación por primera vez. Es increíble las oportunidades que tenemos como quiroprácticos para observar estos cambios.

¿Por qué hay tantos niños con este diagnóstico hoy en día?

Esta se ha convertido en la pregunta número uno de hoy en día. ¿Por qué el autismo en la década de 1960 solo era 1 de cada 10.000 niños, cuando ahora es 1 de cada 68 según los CDC?

En el libro Neurodiversity, de Thomas Armstrong, Ph.D., afirma que estas características del autismo han estado presentes durante un milenio. En tiempos pasados fueron vistos en sabios que tenían una capacidad de memoria increíble, o en el médico sabio anciano que sabía mucho y que era desconocido para los miembros corrientes de la sociedad.

El Dr. Armstrong no pregunta de dónde viene el autismo, sino ¿por qué hay tantos casos hoy en día?

En su libro Disconnected Kids, Robert Melillo, M.D., analiza el mundo neurotóxico en el que vivimos, lo que es especialmente perjudicial para el crecimiento y desarrollo de los cerebros de los niños. Las preocupaciones se han identificado con los alimentos alterados, los EMF, como la radiación de los microondas, de los móviles y las tecnologías inalámbricas, y muchos otros contaminantes ambientales que pueden contribuir perjudicialmente a la salud de los cerebros de los niños en comparación con años anteriores.

¿Qué es la neuroplasticidad y cómo se relaciona con la Teoría Polivagal?

En su libro “El cerebro que se cambia a sí mismo”, Norman Doidge, M.D., pionero en la neuroplasticidad, explica que cualquier cerebro no tiene porqué seguir siendo el mismo.

Quiere decir que un niño autista que viene a mi consulta, que durante los últimos cuatro a ocho años estuvo ausente de la interacción social y la comunicación, puede cambiar, porque su cerebro puede cambiar.
Quiere decir que la actividad cerebral puede pasar de una tasa de actividad disminuida (menos del 100%) a una función más óptima.
El cerebro no está «apagado» o «roto», que fue la actitud predominante durante muchas generaciones. Cuando estaba en la universidad, me enseñaron que el cerebro nunca se regenera. Que una vez que llega a cierta edad, tendrá todas las células cerebrales que pueda tener y una vez mueran, ya está.
La investigación sobre la neuroplasticidad ha demostrado que esto no es así.

¿’Es lo mismo’ autismo o TDAH, que un adulto después de un derrame cerebral?

Cuando vemos niños con síntomas de autismo o TDAH, o adultos después de un derrame cerebral, puede haber una posibilidad de neuroplasticidad. Ciertamente, cuanto más pequeño es un niño, más adaptable es porque su potencial de cambio es muy alto.

Vemos a niños en su adolescencia con autismo, y su patrón está más integrado en su sistema, lo que hace que el cambio sea mucho más lento, pero es totalmente erróneo decir que no, o que no se puede hacer nada. Según estas teorías, se puede volver a “cablear/conectar el cerebro”, solo que llevará más tiempo.

Hay un fundamento máximo en neurología, aportado por el psiquiatra canadiense Donald Hebb, F.R.S., en 1949, que dice: «Los nervios que se disparan juntos, se conectan juntos«. Esto parece ser cierto en cualquier dirección.

Si haces y repites las cosas correctas, rompiendo los patrones antiguos, puedes crear un «nuevo» cerebro con nuevos patrones.

Por lo tanto, debería poder funcionar, también, en la dirección opuesta. «Si sigues haciendo lo que estás haciendo, seguirás obteniendo lo que estás obteniendo«. Entonces, si sigues cableando los patrones antiguos, seguirás reforzando esos mismos patrones antiguos. ¿Quieres algo diferente? ¡Tienes que hacer algo diferente! El cuidado quiropráctico puede ser ese algo.

Un quiropráctico debe tomarse el tiempo, la energía y el esfuerzo para convertirse en un experto en su área al ser certificado o diplomado en pediatría. Larry Webster, DC, el fundador de la Asociación Internacional Quiropráctica Pediátrica (ICPA), solía decir: «Cuidar a los niños no es como cuidar a los pequeños adultos». Comprender la sensibilidad de la columna vertebral y el sistema nervioso de un niño es la clave para ayudar a cambiar sus caminos.

¿Qué efecto tienen los quiroprácticos en el cerebro?

Los quiroprácticos no son los médicos de la espalda ni los médicos de la columna vertebral; somos los médicos del sistema nervioso.

Los ajustes vertebrales ayudan al sistema nervioso permitiendo nuevas conexiones, y así crear un nuevo patrón. Entre ajuste y ajuste, si hiciera falta, se podría realizar una serie de ejercicios neurológicos, que uno puede hacer en casa. Y también cambios nutricionales para fomentar el cambio que se quiera conseguir.

Parafraseando lo que dice el Dr. Doidge, “usted puede enseñarle nuevos trucos a un viejo cerebro”. Menciona una investigación realizada por el Dr. Paul Bach-y-Rita, que afirma que si una parte del cerebro no funciona, otras partes del cerebro pueden volver a re-conectarse para producir la función de las partes más débiles o inactivas.
Durante siglos se pensó que el cerebro tenía un patrón de conexión inamovible y no maleable (esto también se enseñó en la década de 1980 cuando estaba en la escuela). Pero ahora, los investigadores en neuroplasticidad han demostrado que el cerebro tiene habilidades notables para reintegrarse y reconectarse.
Áreas del cerebro que se creía que estaban situadas, permanentemente, en un lugar, pueden llegar a las partes vecinas del cerebro y, esencialmente, pedir ayuda.

Todo esto quiere decir que no tienes porque estar estancado contigo mismo. De acuerdo con estas teorías, es importante para nosotros investigar cómo la quiropráctica puede ayudar a los niños con necesidades especiales a cambiar, literalmente, su expresión genética.
No significa que podamos cambiar sus genes, sino cómo se expresan estos genes. Si tienes un hijo que no habló durante sus primeros cuatro años y ahora puede hablar y leer, hemos sido testigos de que sus genes, que solían expresar un niño no verbal, ahora expresan un niño verbal.

¿Cómo se relaciona esto con la Teoría Polivagal?

El ICPA apoya el modelo salutogénico de la salud. El modelo salutogénico trata sobre la calidad de vida, sobre el tener una función óptima, funcionar al 100% de nuestra capacidad, algo que va más allá del modelo de bienestar cuyo objetivo es permanecer igual, a mantener a alguien bien.

El modelo salutogénico implica que siempre puedes estar más sano. Por lo tanto, nosotros, como quiroprácticos, no «tratamos» el autismo, el TDAH, las infecciones del oído, etc. Lo que hacemos es optimizar el rendimiento.


Seguir un modelo salutogénico permite que el cerebro, el sistema nervioso y otros sistemas del cuerpo funcionen mejor de lo que están funcionando. Además de ver que los niños con autismo, TDAH u otros problemas mejoran, es muy gratificante ver que las personas sanas se vuelven más fuertes. Y todavía más sanas bajo el cuidado quiropráctico.

La Teoría Polivagal, por su propia existencia, es complementaria al modelo salutogénico de la salud. Nos enseña que el cuerpo no es una escala de equilibrio o un sistema nervioso encendido/apagado, como se nos hacía saber anteriormente.
Existe una jerarquía en la capacidad del cuerpo para autorregularse, y eso es lo mismo con lo que trabajamos los quiroprácticos todos los días: la inteligencia innata del cuerpo, que nos permite ser organismos autocurativos y autorreguladores.
Las subluxaciones interfieren con esta capacidad de autocuración y autorregulación, y los niños con autismo y otros síntomas tienen desafíos importantes, especialmente en la autorregulación.
La Teoría Polivagal conceptualiza una manera de aprovechar el potencial de curación interna. Abre un nuevo conjunto de posibilidades.

Conclusiones

Hace varios meses, tuvimos un hijo con síndrome de post-concusión y, más tarde, ese mismo día, un niño fue diagnosticado con autismo de alto rango funcional. Ambos casos presentaban similitudes.
Una conmoción cerebral puede causar el síndrome de post-conmoción cerebral, donde el niño que recibe un golpe en la cabeza puede tener efectos persistentes debido a la lesión y después de varias semanas de cuidado, aún no comportarse como lo hacía previo a la contusión.

Los síntomas comunes son mal humor, irritabilidad, disminución de la capacidad de socializar y disminución de contacto visual. Si observas a ese niño y tu no sabes que sufrió un trauma en la cabeza y lo comparas con un niño con autismo de alto rango funcional, te puede confundir. Porque el comportamiento de ambos, es a veces, similar.

Algunas investigaciones dicen que el autismo puede tener algunos paralelismos con una lesión cerebral que se produjo en el útero o poco después, pero no con una lesión cerebral causada por un trauma o golpe en la cabeza.

Existen dos similitudes interesantes entre el autismo y las conmociones cerebrales, clínicamente probadas. Tanto la prevalencia del autismo como la prevalencia de las conmociones cerebrales se han duplicado desde el año 2000. Lo que significa que el informe de lesiones cerebrales está aumentando.

Nunca ha sido más importante que los niños reciban cuidado quiropráctico regular. La incorporación de ejercicios neurológicos y una dieta adecuada junto con el cuidado quiropráctica ofrece un poderoso enfoque de salud basado en tres pilares. ¡Ayuda a que los niños accedan a los tres pilares!

Ven a vernos 🙂

 

No Comments

Leave a Reply