Blog

Cuidado de la mujer y quiropráctica

Ilustracion-quiropractica-barcelona-rachientreflores

El cuidado de la mujer es algo muy importante en nuestro centro. La quiropráctica da un soporte general a todas las etapas por las que pasamos las mujeres.

¿Puede la quiropráctica ayudar al síndrome premenstrual (SPM)? ¿Puede la quiropráctica ayudar con los calambres, el dolor y la hinchazón de la menstruación? ¿Puede la quiropráctica ayudar en la etapa de la menopausia?

Tu columna vertebral, los nervios y las hormonas: TODO UNIDO.

Órganos sexuales, molestias:

Los órganos sexuales femeninos, los ovarios, las trompas, el útero, el cuello uterino, la vagina, las glándulas y todo lo relacionado, necesitan que los nervios que conectan hasta ellos funcionen correctamente. Y eso se trabaja mediante la columna vertebral. 

Durante más de cien años, muchas mujeres que han sufrido una amplia variedad de afecciones pélvicas y ginecológicas, desde dolor hasta síndrome premenstrual, han descubierto los beneficios naturales de la atención quiropráctica. Los pacientes también han observado que los síntomas de la menopausia, como depresión, sofocos, dolor de espalda o articulaciones, irritabilidad, dolores de cabeza o fatiga, se han reducido gracias al cuidado espinal quiropráctico. 

Las operaciones de útero, los embarazos, los cambios de etapa como cuando te viene la regla por primera vez o cuando se te va para siempre…

La quiropráctica ayuda a ver que la relación entre el órgano sexual y la columna vertebral sea saludable, y si no es así, trabajarlo. 
Tanto en mujer, como en hombre.

Histerectomía:

Por ejemplo, quitar el útero, es decir, una histerectomía, no soluciona problemas de dolor relacionados con alrededor de esa zona. Porque la pelvis y la cadera se ensanchan igualmente con el tiempo y sobretodo después de una histerectomía. Se suele usar unas dos tallas por encima de lo que una estaba acostumbrada, y no es cuestión de dieta, si no de mala conexión entre todas las partes del cuerpo entre sí. 

Ese tipo de operación y diferentes sucesos por la zona (embarazo, etc) cambian la alineación de todo el esqueleto, por lo qu ea menudo resulta a la larga con dolor de lumbar, cadera, rodillas, pies… 

No es casualidad que muchas de las que sufren calambres menstruales también sufran de dolor de cuello o espalda. El cuerpo humano es uno, la división de sus partes a la hora de estudiarla y tratarla no significa que no tengan que unirse correctamente para ser funcionales al 100%.

Fertilidad:

Otro tema que afecta directamente de esta zona, es la fertilidad. ¿Sabías que el nueve por ciento de la población se enfrenta a problemas de infertilidad?

Esta información sirve tanto para hombres como para mujeres, ya que los nervios que van conectados a toda la parte lumbar y estos a los órganos reproductores se trabajan de la misma forma. 

Existen muchos casos documentados de quiropráctica que ayuda a las parejas a quedar embarazadas, siendo el punto álgido de la investigación la publicación en 2003 de 15 estudios de caso de Madeline Behrendt, D.C., en el Journal Vertebral Subluxation Research.

Causas

Hay varias razones diferentes por las que una persona puede ser infértil, incluida la función inadecuada del sistema nervioso, la mala nutrición y el estrés elevado. En cierto nivel, concebir un bebé se considera un estrés para el cuerpo. Tu cuerpo sabe que si ocurre la concepción, este pequeño humano tendrá que crecer durante los próximos nueve meses. Tu cuerpo es inteligente y si percibe el estrés como una amenaza para la madre o el feto, no concebirá. Es casi como un mecanismo de huida o lucha. ¿Cuántas historias ha escuchado de parejas que concibieron después de que les dijeron que no podían tener hijos? 

Un tratamiento común para el problema de la infertilidad es la fertilización in vitro (FIV). El óvulo se fertiliza fuera del cuerpo y luego se implanta en el útero de la mujer. Desafortunadamente, a menudo no tiene éxito en un solo intento y hay inyecciones de hormonas y otros medicamentos que las mujeres deben tomar durante el proceso. 

¿Hay pacientes que vienen para aumentar su fertilidad? ¿hay pacientes que lo consiguen?

La respuesta es sí y no. Muchos buscan atención quiropráctica con fines de bienestar y no se dan cuenta del efecto que puede tener en el cuerpo. La quiropráctica no ‘cura’ la infertilidad, reduce el estrés y la interferencia en el cuerpo y, más específicamente, en el sistema nervioso. La quiropráctica promueve la salud de adentro hacia afuera. Los quiroprácticos a menudo fomentan una nutrición saludable, un estilo de vida activo y con frecuencia guían a los pacientes a través del proceso de disminuir otros factores estresantes. Todos estos factores pueden tener un efecto directo sobre la capacidad de concebir. El cuidado quiropráctico regular puede afectar a la respiración, la dilatación de los vasos sanguíneos y la digestión. 

Y…¿entonces qué tiene que ver?

Estos efectos positivos pueden ayudar a mover un óvulo fertilizado a las trompas de Falopio. Además, si la pelvis de uno está torcida, puede haber presión sobre los órganos reproductores que puede estresarlos. 

Si tienes cualquier duda estaremos encantados de ayudarte!

Ilustración colaboración con Rachi 🙂

Fuentes: the joint y fightdr, chiropractic care.

No Comments

Leave a Reply

Abrir chat
1
Hola!
Pregúntame :)
Powered by