Blog

Entender qué es la escoliosis y cómo el cuidado quiropráctico beneficia

¿Qué es la escoliosis?

La escoliosis es una curvatura lateral de la columna vertebral.
Eso de: ¡Tienes la espalda torcida! Puede ser.

Aproximadamente, afecta a casi el 3 por ciento de la población, totalizando más de 7 millones de personas. 

La calidad de vida puede verse disminuida y la participación en actividades o deportes puede verse limitada debido al dolor, la función respiratoria reducida o incluso la autoestima.

La mayoría de los casos de escoliosis ocurren durante el período de crecimiento justo antes de la adolescencia, lo que causa deformidades potenciales

Otras causas incluso pueden incluir parálisis cerebral y distrofia muscular.

Hasta la fecha, los médicos no saben qué causa la escoliosis, aunque sí que implican factores hereditarios y posturales tempranos. 

Si bien tampoco existe una cura clara, puede haber formas de proporcionar alivio y mejorar la calidad de vida de los pacientes con escoliosis. Por ejemplo, con el cuidado quiropráctico. 

En la consulta tenemos muchos pacientes con escoliosis que si supieran cómo les afectaría con el paso del tiempo, hubiesen buscado alternativas para prevenir esas lesiones y esos síntomas, como venir a vernos, mucho antes. 

A todos ellos, en algún momento, se les dijo algo como: 

  • Tienes la espalda torcida,
  • Vas muy torcido, 
  • Tienes un omoplato más salido, 
  • De pequeño siempre torcías más la cabeza de un lado, 
  • Tu cadera derecha está más alta que la izquierda 
  • Ai si, me dijeron que tenía escoliosis pero no lo vi grave.’

Estos comentarios, pueden ser diagnósticos tempranos de escoliosis.

Tipos de escoliosis:

  • Escoliosis congénita: causada por una anormalidad ósea presente en el nacimiento.
  • E. neuromuscular: presente con frecuencia en los niños y adultos con espina bífida o parálisis cerebral o en aquellas personas con algún tipo de parálisis.
  • Degenerativa: un colapso traumático de alguna vértebra (lesión, golpe fuerte o enfermedad), de una cirugía de espalda o a partir de la osteoporosis.
  • Escoliosis idiopática: es el tipo de escoliosis más común, no tiene ninguna causa específica identificable. Hay teorías, pero ninguna ha sido concluyente. Sin embargo, diversas investigaciones han evidenciado que la escoliosis idiopática es hereditaria.

No hay una forma cien por cien cierta de prevenir todos los casos de escoliosis en adultos. Pero ciertas condiciones que se pueden prevenir aumentan las posibilidades de que se desarrolle, como: tener sobrepeso u obesidad, el tabaco, o la falta de aptitud física, lo que resulta en músculos centrales débiles del tronco.

Estos tipos de escoliosis, pueden ocurrir en diferentes puntos de la espalda.
Sería el lugar de origen de la escoliosis en la columna vertebral, pero que acaba afectando a toda la columna: Escoliosis lumbar, dorsal, dorso-lumbar, doble-curva.

La escoliosis en adultos:

A veces ocurre debido a enfermedades degenerativas como la osteoartritis. Esto es cuando las vértebras comienzan a debilitarse en un lado de la columna vertebral, lo que hace que se vuelva desigual y forme una curva. 

Y la escoliosis en adulto e un 90% de los casos crea molestias / dolor.

Problemas que puede causar la escoliosis:

Un cuerpo ‘torcido’ es la consecuencia menos grave de la escoliosis. Puede provocar dolor en las nalgas, la espalda o las piernas, y neuropatía, una interrupción de la sensación y la función cuando un nervio espinal se comprime entre las vértebras.

La neuropatía debe tratarse sin demora para prevenir la muerte nerviosa y una pérdida permanente de la función.

¿Cómo puede ayudar el cuidado quiropráctico a las personas con escoliosis?

  • Se reduce el dolor y se alivian las molestias.
  • Disminuye la inflamación.
  • Mejora el rango de movimiento, la movilidad articular.
  • La flexibilidad aumenta.
  • Se impulsa la función del sistema nervioso para que trabaje mejor.
  • Con ello, mejora el estilo de vida, así como la actividad que se puede hacer.

Lo más importante es que es una alternativa segura No invasiva y no adictiva a los medicamentos recetados o los analgésicos de venta libre, que comúnmente se recetan a los pacientes para ayudarlos a controlar su dolor. 

Recuerda que al estar las vértebras mal colocadas, se ejerce una presión en los nervios que no toca.

Al no dejar que la posición empeore,  la función nerviosa mejora porque los nervios no se pinzan.

Cómo afecta a la musculatura:

Al relajarse la raíz (el sistema nervioso y las vértebras) la siguiente capa en el cuerpo humano es la muscular.
Y al manejar el dolor y restablecer la función nerviosa, los músculos pueden comenzar a fortalecerse.

Y a su vez, mejora la postura.

Hacer una buena postura no es incómodo, y de hecho, si estamos en una mala postura y estamos cómodos, eso es síntoma de que tenemos el cuerpo desalineado. Eso, a medio plazo, genera problemas más allá de un síntoma físico.

Tú, que te caíste un par de veces, pero hace mucho:

Una lesión de la columna vertebral que deforma las vértebras también puede provocar escoliosis.

Por lo general, los adultos no buscan tratamiento para la escoliosis hasta que desarrollan síntomas, los más comunes son dolor de espalda baja, rigidez y entumecimiento, calambres o dolor punzante en las piernas. Los afectados a menudo se inclinan hacia adelante para tratar de aliviar la presión sobre los nervios afectados.

Otros con escoliosis pueden inclinarse hacia adelante porque pierden la curva natural en la zona lumbar. Esta postura compensatoria, a su vez, puede tensar los músculos de la parte baja de la espalda y las piernas, causando fatiga excesiva y dificultad para realizar tareas de rutina.

El tratamiento quirúrgico a menudo implica fusión espinal para aliviar la presión sobre los nervios afectados. Tiene más riesgo en adultos que en adolescentes con escoliosis. Pero en general las tasas de complicaciones son altas y la recuperación muy lenta, afirma también la Scoliosis Research Society.

Pero se está avanzando en el desarrollo de medidas menos invasivas.

Y evidentemente, la quiropráctica es una de ellas. Tratas la raíz, el problema no va a más, previene de ir a peor, y no es un método invasivo. 

En definitiva,
nosotros te recomendamos muy sinceramente hacerte un chequeo. 

Si pensaramos en prevención más que en curar de golpe cuando sale el problema, estaríamos más sanos. 

Como cada cuerpo es un mundo, para ver como el cuidado quiropráctico te puede ayudar,  esperamos verte en una primera visita, ¡muy pronto!

Si te dijeron alguna vez esas frases… de verdad, ¡ven a vernos!

 

 Ilustración: Colaboración con Lara Trece.

Fuentes:
NYTIMES
The joint
Scoliosis Research Society

 

No Comments

Leave a Reply

1
Hola!
Pregúntame :)
Powered by