Blog

Mito o verdad, cuidado quiropráctico y evidencia científica

miniatura_blog_quiropractica_lolivera_barcelona_lescorts-mito-mitos-evidencia-cientifica

Hay mucho mito sobre quiropráctica.

Y es una suposición común, aunque equivocada, que a menudo se repite alrededor de las trampas: que la quiropráctica no es una profesión basada en la evidencia o que de alguna manera está en desacuerdo con la medicina tradicional. Mientras que el primero es categóricamente falso (solo pregunte a los estudiantes universitarios que pasan miles de horas de estudio inmersos en la evidencia), el segundo es como comparar manzanas y naranjas. Una corriente mira a tratar problemas una vez que surgen. El otro busca proteger, preservar y mejorar la función del sistema nervioso.

Mitos y verdades de los estudios quiroprácticos:

¿Qué certificaciones deben tener los quiroprácticos?

Un mito común es que los quiroprácticos no reciben una cantidad significativa de estudios. De hecho, completan 5 años de educación universitario superior antes de obtener la licencia. Y luego, siempre, como los psicólogos y los médicos, se van renovando con seminarios de salud.

Según la Asociación Americana de Quiropráctica, el programa de quiropráctica promedio involucra tantas horas de clase como un programa que entrena a médicos.

Especificaciones del programa quiropráctico dividido por año, un programa en quiropráctica generalmente implica (en cada ciudad y país varía un poco el orden como en todas las universidades):

Primer Curso:

  • Desarrollo Personal, Investigación y Práctica Reflexiva I (5 ECTS)
  • Moléculas de la Vida (5 ECTS)
  • La Quiropráctica en la Sociedad I (5 ECTS)
  • Neurología I (5 ECTS)
  • Estudio de los Tejidos Humanos (10 ECTS)
  • Biomecánica Clínica y Técnica Quiropráctica I (10 ECTS)
  • Función y Estructura Humana I (10 ECTS)
  • Función y Estructura Humana II (10 ECTS)

Segundo Curso:

  • Desarrollo Personal, Investigación y Práctica Reflexiva II (5 ECTS)
  • La Quiropráctica en la Sociedad II (5 ECTS)
  • Física radiográfica y anatomía normal (5 ECTS)
  • Patofisiología (10 ECTS)
  • Biomecánica Clínica y Técnica Quiropráctica II (10 ECTS)
  • Habilidades Clínicas I (10 ECTS)
  • Neurología II (15 ECTS)

Tercer Curso:

  • Nutrición y Toxicología (5 ECTS)
  • Microbiología y Salud Pública (5 ECTS)
  • Neurología III (5 ECTS)
  • La Quiropráctica en la Sociedad III (5 ECTS)
  • Practicum Clínico I (5 ECTS)
  • Técnica Quiropráctica Avanzada I (10 ECTS)
  • Habilidades Clínicas II (10 ECTS)
  • Radiología e Imaginería Especial (10 ECTS)

Cuarto Curso:

  • Técnica Quiropráctica Avanzada II (5 ECTS)
  • La Quiropráctica en la Sociedad IV (5 ECTS)
  • Habilidades Clínicas III (Integración) (15 ECTS)
  • Aproximación Clínica a Diferentes tipos de Poblaciones Especificas (5 ECTS)
  • Practicum Clínico II (30 ECTS)

Quinto Curso:

  • Diseño de Proyecto de Investigación (5 ECTS)
  • Proyecto de Investigación (15 ECTS)
  • Habilidades Clínicas IV  (Integración)  (5 ECTS)
  • Técnica Quiropráctica Avanzada III (5 ECTS)
  • La Quiropráctica en la Sociedad V (5 ECTS)
  • Practicum Clínico III (30 ECTS)

Podéis verlo detallado o preguntar en la Universidad de Barcelona, adscrita a Pompeu Fabra: el BCC.

Seminarios de aprendizaje continuo una vez acabada la carrera:

Los quiroprácticos a menudo reciben capacitación y certificación adicionales en una amplia variedad de especialidades, que incluyen nutrición, medicina deportiva, pediatría y rehabilitación.

¿Un quiropráctico puede romper la espalda? ¿Es un mito?

Este es el mito más común. Un quiropráctico simplemente trabaja los movimientos de las vértebras (ajustes vertebrales). Sabe más del tema, evidentemente. Es igual que si le preguntas a un carnicero si es más asesino que una persona que no lo es. No es asesino, pero al saber más de cuchillos, probablemente tenga la capacidad de hacer algo malo mejor hecho. ¿Entendéis la tontería?

¿Qué intentan curar los quiroprácticos?

Como decíamos al principio, ésta profesión busca proteger, preservar y mejorar la función del sistema nervioso.

Claro qe si tienes un síntoma, y mejoras la función de tu sistema nervioso, probablemente se te curen muchos males.

¿Funciona? ¿Es un mito?

Antes de opinar sin saber, plántate en una consulta quiropráctica. Fíjate en cuántas personas entran y salen, y atrévete a preguntarles a ellos. Ni siquiera al equipo de trabajo de ese centro, si no a las personas que vienen y consumen este servicio.

¿Le preguntas a tu doctor si va a funcionar la pastilla de la tensión?

Y ya puestos… luego dices: yo no tengo problemas de salud, pero tomo una pastilla cada día para la tensión. Tomar una pastilla cada día… ¿no es un problema de salud?

Según el Centro Nacional para la Salud Complementaria e Integrativa en los EE. UU., se estima que el 74 por ciento de los estadounidenses han usado atención quiropráctica en algún momento.

En varias encuestas de salud de 2002 se revela que el 62.1% de los adultos estadounidenses buscan otras alternativas a la medicina tradicional, algo complementario y más enfocado a prevenir o curar la raíz del problema, que taparlo para no hacerle caso.

Y la quiropráctica, suele ser esta alternativa complementaria, y de las más grandes en Estados Unidos.

La profesión médica allí incluye a los servicios quiroprácticos. No es un mito. Pregúntalo. 

Está incluida en la ley, forma parte de la cobertura médica e incluso de las empresas para los trabajadores. Hasta el 75% de los médicos privados cubren la atención quiropráctica.

En los últimos 10 a 15 años, la práctica basada en la evidencia ha tenido una influencia cada vez mayor en la profesión. Un creciente número de investigaciones clínicas han ofrecido apoyo para la aplicación de la terapia manual. Sobretodo enfocadas a diversas afecciones musculoesqueléticas, y particularmente en el dolor lumbar.

En consecuencia, la quiropráctica se ha incluido como una opción de atención efectiva en una serie de directrices nacionales e internacionales, mínimo, sobre el dolor lumbar.

¡Qué buena noticia!

También hay investigaciones adicionales en campos relacionados, como la evaluación de la columna vertebral y las extremidades, la terapia de ejercicios y la biomecánica del adulto. No, no es un mito.

A medida que la investigación da resultados, la profesión ha empezado a aumentar y reconocerse todavía más.

Al mismo tiempo, eventos más grandes, como la inclusión de servicios quiroprácticos en la Administración de Salud de Veteranos, el Departamento de Defensa y los hospitales en todo Estados Unidos, han provocado la necesidad de fomentar la cooperación entre las profesiones médicas y quiroprácticas.

Los médicos de familia fueron los médicos más propensos a recomendar un quiropráctico, seguidos de enfermeros practicantes de familia, internistas, neurólogos, neurocirujanos, ginecólogos y cirujanos generales. Y ellos, siendo pacientes ya.

El propósito principal de este artículo:

Es proporcionar una visión general del creciente impacto de la práctica basada en la evidencia en la atención quiropráctica. Entonces, podría decirse que, para que la práctica basada en la evidencia penetre en la profesión, debe ocurrir en 2 niveles. Un nivel es el grado en que los profesionales individuales poseen la voluntad y las habilidades básicas para buscar y evaluar. El segundo nivel se relaciona con el grado en que la evidencia de investigación apoya las intervenciones terapéuticas comúnmente empleadas por una disciplina de atención de salud particular.

El modelo actual de atención médica quiropráctica es holístico y se centra en la evaluación y el tratamiento conservador de los trastornos musculoesqueléticos. Aunque existe una variación significativa en el alcance de la práctica de un estado a otro, casi todos los quiroprácticos utilizan una variedad de terapias manuales con énfasis en los procedimientos de manipulación de la articulación de la columna vertebral y las extremidades. Los pacientes con quejas musculoesqueléticas se evalúan utilizando el historial estándar y los procedimientos de examen físico.

Se presta especial atención a los componentes ortopédicos y neurológicos del examen físico, que incorporan la evaluación directa de los tejidos blandos de la articulación y el juego de la articulación para determinar su seguimiento quiropráctico.

A la vez, ya en la mayoría de centros quiroprácticos.

Se suele preguntar por el estilo de vida, ya que es algo mucho más influyente de lo que queremos creer. Incluso todo el ámbito nutricional.

Una de las  encuesta de quiroprácticos de Estados Unidos realizada en 2003 por la Junta Nacional de Examinadores Quiroprácticos informó que las afecciones espinales eran las afecciones más comunes (53.8%), seguidas de las quejas de extremidades, hormigueo en piernas, pies, manos o molestia de brazos (17.1%) y los dolores de cabeza o faciales (12%).

Y la última pregunta, de las más concurridas;

¿Para quién es? ¿Quién podría beneficiarse de la quiropráctica?

Responderemos con una pregunta: ¿tienes sistema nervioso?

Queridos, os esperamos para abrazaros, que es una de las maneras de activar tu sistema nervioso, y con eso, y mucho más, te podemos ayudar. Ven, que no existe trasplante de sistema nervioso ni de columna vertebral.

Fuentes:
*https://www.medicalnewstoday.com/articles/322038.php

* https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3716373/

No Comments

Leave a Reply

1
Hola!
Pregúntame :)
Powered by