Blog

Tu bebé quiere ponerse de pié

miniatura_blog-de-pie-quiropractica_lolivera_barcelona_lescorts-bebe-caminar-pie-andador

Qué hacer si tu hijo se quiere poner de pié y cómo dejar de interferir en su desarrollo.

Al nacer, los bebés comienzan un viaje de desarrollo que los transforma de recién nacidos inmóviles a bebés bípedos en un período de 12 a 18 meses. Este periodo crucial es su oportunidad de moverse de manera innata y prescrita en una secuencia optimizada para la óptima construcción de su coordinación neuromotora. Con este patrón altamente evolucionado, los bebés obtienen una estabilidad, coordinación y movilidad sostenibles que sentarán las bases de su futuro biomecánico.

Es difícil dar información objetiva sobre la crianza de un hijo a un padre sin que se sienta ofendido, así que cuando veo cosas que me hacen “rechinar”, generalmente me muerdo la lengua. Pero cuando una amiga me preguntó qué pensaba acerca de poner a su hija de 3 meses en un asiento Bumbo, me di cuenta de que tenía que hablar. He estudiado kinesiología del desarrollo y entiendo la biomecánica humana, así que debería ser yo la que informe a las personas por qué y cómo dejar de interferir en el desarrollo de su hijo.

No se trata de que yo juzgue tu estilo de crianza o tus elecciones. Esta es una manera de comunicarme con los padres bien intencionados que están haciendo más mal que bien. Sobre todo cuando se trata del desarrollo infantil y las capacidades físicas de sus hijos: empezar a comer, ponerse de pié, etc.

Aquí está lo importante que debes recordar cuando empiece a ponerse en pié:

Tu hijo aprenderá a moverse por su cuenta. Y si no se le permites aprender por su cuenta, no aprenderá a hacerlo correctamente.

Eso significa que si intentas enseñarle a tu hijo cómo darse la vuelta, cómo sentarse, cómo ponerse de pié, cómo caminar o cómo correr, no lo hará de la manera más eficiente posible. Si colocas a tu hijo en una posición que no puede mantener él mismo, en realidad le impedirás aprender cómo alcanzar esa posición.

Los niños necesitan tener una idea de cómo funcionan sus cuerpos en un entorno de gravedad. Esto les ayuda a coordinar y activar los músculos en la secuencia adecuada para iniciar movimientos complejos.

Colocar a tu hijo en cualquier de los siguientes dispositivos es, en realidad, contraproducente para su aprendizaje y movilidad:

  • Sillas Bumbo (o cualquier otro asiento que siente a tu hijo en posición vertical antes de que se haya sentado solo de tal manera)
  • Cochecitos caminadores (Exersources)
  • Saltadores/Sillas elásticas o saltadoras (Door jumpers)
  • Caminadores y Carritos para empujar (Baby walkers and push carts)
  • Columpios de bebé (Baby swings)

Así que, ahora, probablemente, estarás pensando que los quiroprácticos están locos.

Argumentos para dejar de usar los dispositivos listados anteriormente.

“Mi bebé quiere caminar…pero se pone de pié y todavía no puede hacerlo.”

Cuando pones de pié a un bebé, este, levantará por reflejo una pierna. Reflexivamente. Parece que está caminando. Es adorable. Es un reflejo. Esto no significa que tu hijo esté listo para caminar y solo necesite un poco de ayuda. Si tu hijo no puede caminar sin ayuda, no puede caminar. En lugar de centrarte en lo que tu bebé aún no puede hacer, siéntate y disfruta de lo que tu bebé, sí puede hacer. Este cambio de perspectiva será de gran ayuda.

“Mi bebé se frustra cuando lo estiro en el suelo.”

Es probable que los bebés que están acostumbrados a mantenerse en posición vertical deban pasar gradualmente a estar acostados cómodamente en el suelo. Durante este período transitorio, te recomiendo pasar tiempo en el suelo con tu hijo para que pueda disfrutar de su presencia sin sentirse presionado. (Ni siquiera necesitas entretenerla. Permítele explorar por su cuenta y aprecia cómo lo hace). Poco a poco comenzará a disfrutar sintiendo la fuerza de la gravedad mientras explora las capacidades de su cuerpo. Ten un lugar seguro para que tu bebé pueda jugar. A menudo, los padres colocan a sus hijos en dispositivos para mantenerlos seguros, pero es más efectivo para el desarrollo del niño si es libre de moverse en un espacio seguro, en lugar de estar encerrados a un aparatito.

“¡Se lo pasa muy bien saltando en su silla elástica! Y parece que aprende a ponerse de pié.”

No estoy tratando de evitar que tu hijo se divierta. Pero cualquiera que haya experimentado dolor de lumbares sabe cómo de «divertido» es.
No coloques a tu hijo en estas sillas por mala postura o por un estrés excesivo en su cuerpo. Una vez más, si tu hijo no puede hacer algo sin ayuda, simplemente no puede hacerlo. Entonces, si él no puede saltar a menos que los cables elásticos atados a tu puerta lo estén levantando, entonces significa que él, aún, no sabe ni puede saltar.

Dato: la rótula ni siquiera se osifica hasta los 3-5 años de edad. El rebote repetitivo en una rodilla que todavía se está formando debido a un salto artificial no es una gran idea.

“Ella solo se duerme en el columpio.”

Todos necesitamos dormir. Si tu hija duerme bien en un columpio, entonces te digo que hagas lo que tengas que hacer para que todos podáis descansar. Pero recuerda que si tu hija pasa una cantidad significativa de tiempo en una posición reclinada/semi-supina y atada/sujetada, entonces, ella tendrá que compensar todo esto durante sus horas de vigilia con mucha libertad de movimiento.

Una cosita más a tener en cuenta al tratar con tu bebé: la asistencia no se limita estrictamente a los dispositivos.

Si te “doblas” para sostener la mano de tu hijo para que ella pueda caminar, que sepas que no le hace un favor a sus lumbares (ni a las tuyas).

Si pones a tu hija de pie, simplemente estás actuando como un asiento Bumbo en vivo y colocando a tu bebé, prematuramente, en una posición que no puede alcanzar por el mismo.

Sin pasar por una tangente completamente nueva, piensa en la última vez que completaste una gran hazaña por tu cuenta. ¿Te hubieras sentido tan orgulloso si alguien más hiciera la mitad del trabajo por ti? Dale a tu bebé la oportunidad de sentir cierta satisfacción por sus propios logros.

Antes de los Exersaucers, saltadores de puertas, bumbos y andadores de bebés, los humanos aprendieron a moverse. Aprendieron instintivamente y gradualmente. Confía en que tu bebé está preparado para el éxito; Confía en que va a dar ese primer paso. Y cuando lo haga, querrás asegurarte de que tus manos estén libres para poder celebrar el logro con un abrazo. Porque si logra todo esto por su cuenta, estará muy orgulloso de sí mismo, ¡y tú también estarás orgulloso de él!

Y finalmente: si te preocupa el desarrollo de tus hijos, o si te preocupa que hayan pasado demasiado tiempo en dispositivos de asistencia, es una buena idea que alguien que comprenda la biomecánica en bebés los compruebe.

Hay padres muy frustrados o preocupados.

Principalmente por los movimientos atípicos y típicos de un niño, sin mencionar los posibles contratiempos en el desarrollo de sus bebés. Se preguntan, «¿Cómo podemos prevenir el problema antes de que empiece?«

Esa pregunta me ha llevado a darme cuenta de que existe una inquietante falta de conocimiento sobre cómo apoyar a un bebé, en su viaje de desarrollo biomecánico, de la mejor manera. Algunos conceptos fundamentales aún no han alcanzado la conciencia general.

Evita Cualquier Dispositivo Ortopédico para bebés.

Esta recomendación es la que más sorprende a todos: renunciar a los complementos diseñados para contener o sujetar, artificialmente, a los bebés. El tipo de dispositivos a los que me refiero incluyen regalos comunes, como asientos de espuma fijadores, caminadores, columpios, cochecitos taca-taca, saltadores y almohadas de gran tamaño que se usan para delimitar a los bebés. Yo llamo a tales artículos,  dispositivos ortopédicos para bebés (IOD). Aunque estos productos son comunes, reforzados por las afirmaciones de los fabricantes de que «ayudan» a los bebés a aprender a sentarse y a caminar, te aconsejo que los abandones por completo.

Los IOD restringen los movimientos naturales de tu bebé y comprometen el desarrollo de su cuello y su columna vertebral. Sus articulaciones, ligamentos, músculos y huesos serán menos capaces de representar los movimientos neurológicos predecibles descritos por Vojta, debido a la cantidad exagerada de estrés que padecerá. Los bebés que usan IOD también son disuadidos de recibir la entrada sensorial correcta en el momento correcto, y pueden experimentar una entrada senso-motora mal ordenada. Esta falta de entrada sensorial y de salida motora coordinada puede hacer que tu bebé desarrolle patrones de movimiento alterados que podría mantener a medida que él vaya creciendo.

Las investigaciones demuestran que los caminadores infantiles, pueden causar retrasos en el desarrollo y alteraciones en los patrones motores, por lo menos. No ayudan al niño.

De hecho, la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ha recomendado la prohibición de la fabricación y venta de andadores móviles para bebés debido a cuestiones de seguridad.

Además, en una entrevista con el Chicago Tribune, Mary Weck, coordinadora clínica de terapia física en el Children’s Memorial Hospital en Chicago, afirma que «Ningún dispositivo mejora el desarrollo motor de un niño«.

Sin embargo, los fabricantes de dispositivos ortopédicos para bebés continúan haciendo afirmaciones ampliamente aceptadas, de que tales dispositivos benefician a los bebés al «ayudarlos» a aprender a sentarse y a caminar. Sorprendentemente, los bebés no necesitan ninguna ayuda en este proceso, y al «ayudarlos» con un IOD, es posible que estemos alterando su progresión natural.

«El desarrollo del bebé es como el proceso de florecer de un capullo en flor. Se desarrolla gradualmente«, como Marianne Hermsen-van Wanrooy afirma tan poéticamente en la introducción de su libro, Baby Moves. «Si abrimos sus pétalos de forma anti- natural, interferiremos con el proceso de crecimiento y distorsionaremos la forma de la flor«.

Lo que debemos recordar es que se debe permitir que el desarrollo motor sea un proceso gradual. Un bebé, normalmente, necesita de 12 a 18 meses para poder caminar. Te invito a ver y a celebrar los micro-logros, así como los grandes, una vez que tu niño los haya alcanzado por su cuenta.

A cambio, opta por algo gratuito y súper disponible: el suelo.

Cuando los bebés pasan tiempo de espaldas y boca abajo, se benefician de la oportunidad de moverse con naturalidad, y eso los impulsa a gatear, sentarse y caminar. Es en este proceso de movimiento en reacción a la entrada sensorial de estar en el suelo cuando se produce la coordinación adecuada de movimiento y la co-activación muscular. Sin cada enlace, que ocurre en secuencia, la cadena de desarrollo motor se distorsiona y es más probable que ocurran patrones alterados. Aunque sea en un futuro.

Para simplificar las recomendaciones clínicas, quédate con tres consejos: renuncia a todos los dispositivos ortopédicos para bebés, sobre todo si son para ponerse de pié, ponte en el suelo y educa tu comunidad.

En Quiropràctica l’Olivera estamos especializados en pediatría y nuestros días de niños son pura diversión y aprendizaje. Los bebés, los menos bebés intentando ponerse de pié, y los mayores dibujando. 

Unos papis primerizos encontrándose con una pareja que lleva un año de experiencia, da mucho pié de conversación en la sala de espera, mientras nuestros quiroprácticos y quiroprácticas ajustan las vertebritas de tus hijos a golpe de risas.

Tenemos niños que empiezan a ser adultos que les dicen a sus padres: me duele un poco la barriga, tenemos que ir al Quiro ya.

Educar en prevención es una de las claves del futuro, ¿no crees?

Ven a vernos, ¡te esperamos con los brazos abiertos!

* Gracias a la doctora en quiropráctica Lindsay Mumma junto a Chris LoRang que nos han ayudado a expresarlo muy bien.

No Comments

Leave a Reply

1
Hola!
Pregúntame :)
Powered by