Blog

¿Acúfenos o tinnitus? ¡Quiropráctica!

¿Acúfenos o tinnitus? ¡Quiropráctica!

Es posible que alguien te haya dicho cuando eras más joven que si te pitaban los oídos, era porque alguien hablaba de ti. El izquierdo si hablaban mal, el derecho si hablaban bien, eso decían.

Pero hay un zumbido de oído que es repetitivo y no es una vez esporádica, que es el acúfeno. Hay gente que tiene y no se da cuenta, y hay gente que a con solo un poco le duele mucho. Sea lo que sea, no es bueno para el cuerpo, ni cómodo para el día a día.

¿Qué dice la investigación?

Hay varios estudios revisados ​​que implican la participación de los músculos tensor del tímpano (el martillo).

Hay estudios que demuestran la ausencia de acúfenos si la cabeza y la columna están bien alineadas.

La hipertonicidad (demasiado hinchados) de estos músculos puede causar tensión en la inserción del músculo que se conecta a una pieza de cartílago en el oído interno. Este aumento en la tensión crea estrés que luego altera la entrada sensorial al sistema nervioso. 

Muchos pacientes informan que los medicamentos contra la ansiedad, el alcohol y otras influencias externas disminuyen o eliminan temporalmente los síntomas de los acúfenos. 

Es decir, que parece que cuando hay un tono normal en estos dos músculos, hay una entrada neurológica normal en el sistema nervioso central. Sin embargo, cuando estos músculos se vuelven espásticos, envía una señal aberrante al sistema nervioso central que causa la replicación de los síntomas del acúfeno. Si los medicamentos contra la ansiedad y otros relajantes musculares ayudan temporalmente a reducir los espasmos en estos músculos, ¿qué se puede hacer para eliminar una de las causas subyacentes? Quitar el síntoma sin tratar la causa, nunca es una buena solución.

Un estudio concreto de 2014 muestra los resultados positivos de una mujer de 46 años con dolor de cuello, tinnitus y pérdida auditiva que fue tratada con ajustes vertebrales.

Ella había sido tratada sin éxito durante 8 meses cuando decidió ir a un quiropráctico. Después de 3 ajustes quiroprácticos, su audición y los síntomas asociados mejoraron significativamente. 

Unos ajustes más tarde, su audiograma fue normal.

Qué puede ser:

Muchas veces puede ser una disfunción muscular. Y es que las contracturas musculares y los músculos que molestan o notamos más duros suelen proteger un movimiento erróneo que la vértebra está queriendo hacer.

Cuando vas al médico ordinario por un acúfeno no hay mucho que hacer. La ciencia médica ofrece pocas soluciones hoy en día.

Te dicen que no tienen todavía un tratamiento exitoso. 

El acúfeno es propenso con:

Estrés.

Muchos pacientes coinciden en que el acúfeno empeora con estrés.

Sin embargo, muchos no encuentran una correlación real con lo que lo hace aumentar o disminuir. 

También a los que sufren de vértigos y mareos.

Muchas personas van primero a un otorrino, no decimos que no lo hagas, eh. 

Pero a veces los problemas de oído se resuelven con un ajuste vertebral. 

Los nervios que conectan los oídos y el cerebro pasan por las cervicales y sin darnos cuenta se puede haber pinzado uno de ellos o incluso más. 

Es importante abordar la condición, más que el síntoma. 

El acúfeno, que también se denominan tinnitus o pitidos seguidos en los oídos, suelen ser una lesión de la columna, la parte superior, las cervicales. 

Puedes quedarte un poco más tranquilo de que es un síntoma, no una afección en sí.

Esto significa que el problema no son tus oídos, sino otra parte del cuerpo. 

La subluxación también puede venir de otra zona que no sea cervical aunque es menos común.

Después de enseñarle a la columna su posición correcta se restablece la función nerviosa normal y el cuerpo volverá a la mejor salud posible.

Tener un estilo de vida sano como decíamos en un artículo anterior, y algunos cambios interesantes (que no sosos) en la dieta, ayudará a nuestro sistema nervioso y tensión nerviosa.

Así que si te pitan los oídos, ya sabes dónde acudir 😉

No Comments

Leave a Reply

1
Hola!
Pregúntame :)
Powered by