Blog

El crack del quiropráctico

miniatura_blog-quiropractico-quiropractica_lolivera_barcelona_lescorts-crack-ruido-cuello-cervicales-cava

¿Qué tienen en común una botella de cava y un ajuste vertebral?

El ruido que hace una botella de cava al destaparse o un ajuste vertebral de tu quiropráctico se llama Cavitación.

Se consigue al descomprimir un líquido cuando se expande el gas que contiene.

Ese ruído durante el ajuste vertebral quiropráctico es completamente normal.

Te contamos el porqué.

Es un proceso físico por el que un líquido sometido a mucha presión, cambia a estado de vapor, creando burbujas (aire o gas) que explotan al ser liberadas.

Otra de las acepciones del término cavitación la encontramos en el mundo del cuidado corporal como un tratamiento para la celulitis, que trabaja desde el sistema linfático.

Pero en este artículo, hablamos de este concepto para explicar lo que sucede durante un ajuste vertebral con tu quiropráctico.

Cuandotu quiropráctico te ajusta la columna vertebral, a veces oyes ese ruido, parecido a un ‘creck’, como cuando nos estiramos los dedos de las manos.

¿Por qué sucede ese ruido?

Cuando ejercemos presión o estiramos en cualquier articulación del cuerpo, las cápsulas que hay alrededor de la misma se dilatan. Estas cápsulas contienen líquido, y al distensionarlas permiten que el líquido ejerza menos presión sobre la articulación.

A medida que disminuye la presión, los fluidos en la junta se convierten en gas. Cuando el fluido se convierte en gas y se libera produce un ruido estallido: el conocido creck

El estiramiento de las articulaciones es un hábito común. Muchas personas lo hacen. Hacemos crujir nuestros nudillos, dedos, dedos de los pies, espaldas e incluso nuestros cuellos. Pero no todos lo hacen por la misma razón. Algunos lo hacemos para liberar la presión que sentimos en nuestros hombros o cuello o como una reacción al estrés. A veces es sólo una cuestión de hábito.

El sonido,

simplemente son burbujas o bolsas de aire y gas que petan, como la típica imagen del papel de burbuja, que se usa para envolver cerámica o cosas delicadas. Esas bolsas se forman dentro del líquido que rodea las articulaciones. Y cuando los tejidos de la articulación se estiran durante un ajuste quiropráctico, las bolsas de aire se abren, creando el sonido de craqueo que se escucha.

Normalmente después de este ruído y este movimiento, sentimos que tenemos  más movilidad en la zona. Sin embargo, a veces, los músculos pueden quedar doloridos o tensos. Depende mucho de la persona y su historial.

El quiropráctico suele recomendar junto con los ajustes vertebrales, incorporar cuidados preventivos en la vida diaria. Ejercicios específicos, consejos ergonómicos sobre cómo doblar las rodillas o cómo levantarse (en el artículo anterior detallamos las buenas posturas al estar sentado, de pie y durmiendo).

Si mantenemos una buena movilidad, es más fácil que la musculatura no se enquiste. Y al hacer el ajuste vertebral simplemente sintamos alivio. Antes hemos mencionado que a veces hay gente que lo hace por hábito o por sensación de liberar tensión, pero hay que tener en cuenta que quién se lo hace a sí mismo no es especialista en la movilidad de esos huesos que se están “recolocando”. No es sustitutivo de ir a un especialista.

Qué pasa, por ejemplo, cuando lo hacemos en el cuello:

Las articulaciones facetarias se estiran, lo que permite que el líquido se extienda por la cápsula articular. Con este movimiento el líquido se convierte en gas, y al disminuir la presión sobre él, las burbujas se revientan produciendo el sonido característico. Esto es lo que hace que se sienta como si se liberara presión del área del cuello.

Al estar tan cerca del pabellón auditivo, cualquier sonido que proceda de un ajuste que se realice a nivel cervical nos parecerá mucho más sonoro.

Hacerlo de manera incorrecta, con demasiada frecuencia o con demasiada fuerza puede causar más dolor o molestia de la que sentías. Aunque a veces esta molestia es mayor con el tiempo. Así que aún estás a tiempo de pararlo y hacerlo bien.

Un estudio demostró que sentir ese ‘creck’ cuando vas al un quiropráctico puede tener un efecto mental positivo. Esto se debe a que muchas personas asocian los sonidos de craqueo con la liberación de presión y el ajuste exitoso de una articulación. Pero a veces, el ajuste se realiza igualmente sin sonido. Eso implica que necesitaban mover esa vértebra igualmente pero que no había tanto gas acumulado.

Ese movimiento también libera endorfinas en la área donde sucede. La glándula pituitaria produce las endorfinas y el cuerpo las libera para ayudar a controlar el dolor. Esto te da una sensación de satisfacción y placer.

¿Qué tan arriesgado es ese crack?

Si nos lo hacemos a nosotros mismos, se puede romper algo. O si lo hacemos con demasiada fuerza se pueden pellizcar los nervios del cuello. Pellizcar un nervio puede ser extremadamente doloroso y hacer que sea difícil o imposible moverse sin molestia después.

A su vez, puede forzar los músculos que rodean las articulaciones, y las articulaciones en sí. También puede crear (como consecuencia de esos nervios pinzados) hormigueos en las extremidades, dolor de cabeza, mareos, vértigos, y infinitos síntomas más.

Sentir que necesitas hacerlo puede ser el resultado de la hipermovilidad. Que significa que una articulación tiene un rango de movimiento más amplio de lo normal. Cuando cedes a estar necesitando ese creck hecho por uno mismo, los ligamentos de las articulaciones se pueden estirar permanentemente. Cuando esto sucede, las articulaciones del cuello tienen más riesgo de desarrollar osteoartritis, por ejemplo.

El cuello, en este caso, es el hogar de muchos vasos sanguíneos importantes. En algunos casos, hacerlo con demasiada fuerza o con demasiada frecuencia puede perforar uno de estos vasos sanguíneos. También puede causar la coagulación de la sangre, lo que puede ser peligroso ya que bloquea el flujo de sangre a su cerebro.

Por eso es importantísimo que todas las personas que tengan sistema nervioso y columna vertebral acudan a un especialista quiropráctico, para crear ese rango de movilidad exacto en cada cuerpo.

Cada persona tiene un patrón de movimiento y que estemos bien colocados nos da la oportunidad de mantener la salud y prevenir enfermedades. Y así no tener que llegar a enfermar o quedarnos pinzados y acudir corriendo a los medicamentos.

La quiropráctica no es un tratamiento, es un cuidado. Y es verdad que hay personas que no entienden este concepto y por eso se usa muchas veces el término tratamiento quiropráctico. Sobre todo, lo que hay que tener en cuenta, es que es ‘algo’ no quirúrgico, no invasivo, y que trata la raíz, es decir, la causa, desde el principio.

Entonces, de vuelta al ruído, ¿qué hace un doctor en quiropráctica si oyes crack?

Un ajuste quiropráctico estira la articulación haciendo que las superficies se separen (todo dentro del rango normal). Los gases se liberan del líquido sinovial hacia la articulación, lo que genera el sonido de estallido. Hay un vacío temporal dentro de la articulación de los gases; esto se disuelve lentamente de nuevo en el líquido sinovial.

La próxima vez que te ajustes, recuerda que eso son tus subluxaciones. Y si escuchas un sonido (el creck); relájate. Sólo significa que se liberaron los gases y estás yendo hacia menos dolor y más movimiento. Que es normal.

No dudes en llamarnos, ya sea para agendar una primera visita o para resolver tus preguntas. Te esperamos 🙂

 

No Comments

Leave a Reply