Blog

Los beneficios de una buena postura

articulo-postura-beneficios-blog-cartel-2019-taller-postural-Olivera-barcelona

Postura física y mental,

en dos momento claves del año:

Hay dos fechas en el calendario anual que nos suelen hacer reflexionar un poco más sobre cómo está yendo nuestra vida, los objetivos y metas que tenemos y lo que no cumplimos nunca. A querer organizarnos mejor, y normalmente, en consecuencia, estresarnos un poco más. Sí, feliz año nuevo. En Septiembre ya escribimos un artículo llamado ‘Priorizar en Septiembre como en año nuevo’, haciendo hincapié en el tema de los objetivos, así que puedes leerlo de nuevo, que seguro que te aporta pensamientos nuevos a esa fecha, aunque sean las mismas palabras. Es como una película que te gusta, que la ves quinientas veces y cada una de ellas descubres algo nuevo, en tí, o en la pantalla.

Si nos paramos a pensar en toda la gente que vemos a diario, hay dos objetivos básicos que se repiten, sobre todo en estas fechas. Mejorar en cuidarse, en salud, y mejorar en sentirse mejor mentalmente y espiritualmente. Si te fijas, las dos van unidas. Porque como os explicamos, somos un todo. Muy difícil nos resulta encontrarnos mal pero sentirnos bien mentalmente, o sentirnos mal espiritualmente pero conseguir estar perfectamente de salud física.

¿Te suena?

Nosotros, en Centre Quiropractic l’Olivera, ofrecemos más que ajustes vertebrales. Si tu sistema nervioso y tu columna vertebral está sana, será más fácil que te encuentres mejor, por ende, que quieras avanzar en tu vida en la parte personal, y por ende, que te sientas más feliz y en paz. Y al final, somos partidarios de que este es el objetivo principal del camino que es la vida.

Nos damos cuenta de que mantener una buena postura, ayuda a todo este proceso. No es una tontería prevenir. Recuerda esto, que tiene toda su lógica: si previenes estar mal, luego no tendrás que curar tantas enfermedades. Es un win – win.

Fíjate en las personas que admiras, ¿cómo son? ¿Se cuidan? ¿Van rectos? ¿Se sienten felices, en paz, y en continuo avance y aprendizaje? Va unido.

¿Qué significa tener una buena postura?

La postura es la posición en la que sostenemos nuestro cuerpo, estando de pie, sentado, o estirado. El cuerpo es nuestro vehículo más preciado, y muchas veces, el que menos cuidamos hasta que nos salta una alerta (un dolor, una molestia, una herida…).

Se reconoce una mala postura cuando tenemos un mal hábito cogido durante años, sobre todo, en adolescentes y adultos.

Pocas personas tienen una comprensión real de la importancia y la necesidad de una buena posición corporal desde pequeños

Atención a esto: una buena postura es la alineación correcta de las partes del cuerpo soportadas por la cantidad correcta de tensión muscular CONTRA la gravedad. Sin esta postura y los músculos que la controlan, simplemente caemos al suelo.

Pero como es un acto reflejo, ni lo pensamos.

Normalmente no solemos mantener conscientemente una postura normal. Los músculos lo hacen por nosotros, ni siquiera pensamos en ello.

Funciones del cuerpo básicas:

Varios grupos musculares, incluyendo los isquiotibiales y los músculos grandes de la espalda, tienen una importancia crítica.

Los ligamentos ayudan a mantener el esqueleto unido. Los músculos posturales, si funcionan correctamente, evitan que las fuerzas de la gravedad nos empujen hacia adelante, y mantienen nuestra postura y equilibrio durante el movimiento.

Importancia de la buena postura:

Una buena postura nos ayuda a levantarnos, caminar, sentarnos y recostarnos en posiciones que ejercen la menor presión sobre los músculos y ligamentos de apoyo durante el movimiento y las actividades de soporte de peso.

Para qué coger un hábito de postura correcta:

– Reduce el desgaste anormal de las superficies articulares que podrían llegar a crearnos artritis degenerativa y dolor articular.

– Reduce la tensión en los ligamentos que mantienen unidas las articulaciones espinales, minimizando la posibilidad de lesiones.

– Permite que los músculos trabajen más eficientemente, permitiendo que el cuerpo use menos energía y, por lo tanto, prevenir la fatiga muscular.

– Mantener el equilibrio en ambos lados de la columna vertebral y así sentir menos pesado un lado del cuerpo.

– Menos estrés, más confianza.

– Menos dolor.

– Mayor movilidad y facilidad en tener un peso adecuado a nuestra masa corporal.

– Más energía.

Consecuencias de la mala postura:

La mala postura puede provocar una tensión excesiva en nuestros músculos posturales e incluso puede hacer que se relajen cuando se mantienen en ciertas posiciones durante largos períodos de tiempo. Por ejemplo, normalmente sucede en personas que se repiten mucho su posición corporal en su puesto de trabajo: sentados en oficina, cogiendo peso si es un trabajo físico, etc.

De esta manera, los músculos posturales son más propensos a lesiones y dolor de espalda.

Qué más factores contribuyen a una mala postura:

Estrés, obesidad, embarazo, músculos posturales débiles, músculos anormalmente tensos, zapatos de tacón alto o zapatos muy planos sin puente.
También, poca flexibilidad, un ambiente de trabajo deficiente, una postura de trabajo incorrecta y los hábitos poco saludables de estar sentado o de pie también pueden contribuir a una mala posición del cuerpo, y una mala alimentación.

¿Puedo corregir mi postura?

Sí, absolutamente sí. Muchas personas se piensan que no y luego se dan cuenta de que sí.

Para facilitar esta toma de conciencia, seas o no paciente de la Olivera, hemos creado un taller postural que hacemos una vez al mes (pregúntanos sin compromiso).
Lo haremos cada último miércoles del mes.

Toma conciencia de tu postura.

A veces, hay que hacer ejercicios para fortalecer los músculos posturales centrales.

Sin embargo, recuerde que los problemas posturales de larga duración generalmente serán más lentos de rectificar. De ahí la importancia de prevenir, y así menos a corregir.

Si las articulaciones se adaptan una mala postura ya es más ‘estable’ el problema.

Consejos:

¿Cómo me siento correctamente?

– Mantén tus pies en el suelo (LOS DOS) o en un reposapiés.

– No cruces las piernas. Tus tobillos deben estar delante de tus rodillas.

– Mantén un pequeño espacio entre la parte posterior de tus rodillas y la parte delantera de tu asiento.

– Tus rodillas deben estar al nivel o por debajo de tus caderas.

– Ajusta el respaldo de su silla para apoyar su respaldo bajo y medio o usa un soporte para la espalda.

– Relaja tus hombros y mantén tus antebrazos paralelos al suelo.

– No subas los hombros.

– Evita sentarte en la misma posición durante largos períodos de tiempo.

¿Cómo me pongo y mantengo de pie, correctamente?

– Mantén tus rodillas ligeramente dobladas.

– Mantén tus pies separados al ancho de los hombros.

– Deja que tus brazos cuelguen naturalmente a los lados del cuerpo.

– Ponte derecho y alto con los hombros hacia atrás.

– Mete el estómago hacia adentro.

– Mantén tu cabeza al nivel: los lóbulos de las orejas deben estar alineados con los hombros. No empujes la cabeza hacia adelante, hacia atrás o hacia un lado (como cuando miramos el teléfono, que deberíamos ponerlo a la altura de la cara y no bajar la cabeza).

– Ves cambiando el peso de los dedos de los pies a los talones, o de un pie al otro, si tienes que permanecer de pie durante mucho tiempo.

¿Cuál es la posición correcta estirado / tumbado?

– Encuentra un colchón y una almohada adecuados para ti. Si tienes dudas de cómo debería ser, habla con tu quiropráctico.

Si bien generalmente se recomienda un colchón firme, algunas personas encuentran que los colchones más blandos reducen el dolor de espalda. Su comodidad es importante.

– Duerme sí o sí con almohada. Hay almohadas especiales disponibles para ayudar con los problemas posturales que resultan de una mala posición para dormir.

– Evite dormir sobre su estómago, nunca boca abajo.

– Dormir de lado o de espalda:
Si duermes de lado, coloca una almohada entre las piernas.
Si duermes boca arriba, coloca una almohada debajo de las rodillas.

Entonces, ¿por qué ir al quiropráctico para ajustarme?

El quiropráctico mira la área precisa de la vértebra que tiene un patrón de movimiento anormal, es decir, que no funciona con normalidad. El objetivo es aumentar ese rango de movimiento, y así reducir la irritabilidad de los nervios y en consecuencia mejorar su función.

Tanto si quieres venir a nuestro taller postural, como pedir una primera visita o una visita gratuita para orientarte un poco más, aquí nos tienes 🙂

¡Feliz postura!

Fuentes:
* acatoday.org
* choicechiropractic.net

 

No Comments

Leave a Reply